Conocer tus derechos y obligaciones te hace ser más libre

By admin on Nov 19 in NOTICIAS.

 

Saliendo al paso a las noticias de cierto colectivo, en la que tratan de imponer su criterio respecto a que la Osteopatía SOLO puede ser ejercida por ellos, podemos afirmar que esto no es cierto, dado que no existe ninguna normativa legal, ni Jurisprudencia Penal, que así lo acuerde o determine. Dicho esto, el presente documento tiene el espíritu de acreditar que se puede ejercer la Osteopatía sin ser personal sanitario, o lo que es lo mismo, puede ser ejercida por personal sanitario y no sanitario (parasanitario). – Tampoco puede ser considerada como “conocimientos/actos propios” de ninguna profesión sanitaria titulada, habida cuenta de que es una actividad no regulada y, por tanto, no existe un título oficial habilitante de Osteopatía, al contrario de otros países europeos que la han venido reglamentado, independiente de la Medicina, Enfermería y Fisioterapia, es decir con “status” propio. – En España, se puede ejercer la Osteopatía, sin necesidad de ser médico, Diplomado en Enfermería o Fisioterapeuta, bastando para su ejercicio conforme al Real Decreto Legislativo nº 1.175/1990 , de 28 de Septiembre del Ministerio de Economía y Hacienda, cumplir con la Agrupación 84-Profesionales relacionados con Actividades Parasanitarias y con el Grupo 841 –Naturópatas, Acupuntores, Osteópatas y otros Profesionales Parasanitarios, del Impuesto de Actividades Económicas (I.A.E.), figurando la Osteopatía como una “actividad parasanitaria”, es decir, que posee semejanza con una actividad sanitaria, pero que no goza de esa naturaleza, dado que en el Ordenamiento Jurídico (Ley 44/2.003 de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (L.O.P.S.),ley que enumera cuales son las titulaciones universitarias y de Formación Profesional que corresponden a la regulación sanitaria. Sólo las profesiones recogidas en esta ley son consideradas “actividades sanitarias”, en cuyo listado no figura la Osteopatía. – Por carecer de carácter sanitario y cuando la Osteopatía sea ejercida por personal parasanitario, su enfoque debe ir dirigido a “prácticas corporales para el bienestar personal”, sin hacer intromisión en patologías o tratamientos que requieran de la intervención directa del profesional médico/sanitario, únicos reconocidos por ley para diagnosticar y tratar enfermedades. – No sobra recordar la reiterada y consolidada Jurisprudencia Penal de la Sala 2ª del Tribunal Supremo (S. nº 10.111 de 19/06/1.989-Ponente Sr. Vivas Marzal, S. nº 12.614 de 05/07/1.992-Ponente Sr. García Miguel, S. de 23/03/2.005-   Rec. 2.301/2.003, declarando que el ejercicio de la Medicina Alternativa, que entre otras, alude a la Osteopatía, no puede constituir ni dar vida al delito de intrusismo, por estar basada en métodos naturales distintos al método científicoexperimental que se imparte en las facultades de medicina y especialmente por la falta del elemento de “actos propios” que una profesión regulada y titulada exige.- El Tribunal Supremo en Sentencia de 04/07/1.99 declara como “actos propios” de una profesión titulada “aquel/aquellos actos que forman parte de la actividad profesional amparada por un título oficial-que de existir ampararía- y por eso mismo exigen una “lex artis” o específica capacitación”. No siendo de aplicación en el caso de la Osteopatía. – Es conocido que, a partir de 2.008, en el plan de estudios de los Títulos de Grados Universitarios de Podología y Fisioterapia, aparece la Osteopatía como una asignatura a nivel básico y elemental, lo que no significa que por ello se “otorgue” o “confiera” su exclusividad a favor de estos graduados. En tal sentido se ha pronunciado la Audiencia Nacional y posteriormente, el Tribunal Supremo, sentenciado que las Órdenes CIN del Ministerio de Ciencia e Innovación van dirigidas a “fijar” los “módulos mínimos” que debe contar el plan de estudios de los títulos a los que se refiere, hasta alcanzar los 240 créditos europeos para su consideración como grado universitario. Matizando que los conocimientos de Osteopatía que se imparten en algunas escuelas universitarias, en ningún caso pueden equipararse con las atribuciones profesionales, ni excluyen ni van en detrimento de su práctica y estudio por los profesionales parasanitarios que la vienen ejerciendo como son los denominados “Osteópatas” sin necesidad de titulación oficial. – Otro ejemplo, de que las competencias educativas (conocimientos que forman el plan de estudios), no equivale a atribuciones profesionales, lo constituye el siguiente caso: — 2 Año 2.009, la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas presenta recurso impugnando las competencias otorgadas a farmacéuticos y enfermeros en materia de nutrición, debido que sus respectivos planes formativos tienen asignaturas de “Dietética y Nutrición”. Fallando en su contra el Tribual Supremo, alegando que “mientras para un DietistaNutricionista la Nutrición es la competencia principal, para las profesiones de Enfermería y Farmacia, es una formación teórica que en ningún caso debe confundirse con el ejercicio de una profesión”. – Lo que resulta determinante y definitivo, el Tribunal Supremo en sentencias de 26/01/2.011-Rec. 182/2.009 y S. de 23 /02/2.011-Rec. 143/2.009, reitera que “del mero hecho de que los planes de estudio recojan las condiciones y conocimientos que habilitan para el ejercicio de una profesión, no se deduce que se regule el ejercicio profesional de la misma, ni que trate de regular esos conocimientos”. – Dicho esto, queda claro que el ejercicio de la Medicina Alternativa a la cual pertenece la Osteopatía se desvía de los protocolos médicos habituales. Teniendo declarado el Alto Tribunal que su ejercicio no puede dar vida al delito de intrusismo, siempre que el profesional que la practique no se atribuya la cualidad de médico o personal sanitario, ni realice diagnósticos de enfermedades. – Asimismo, numerosos juristas de renombre (de la talla D. José M. Martínez-Pereda Rodríguez, Magistrado del Tribunal Supremo, y D. José A. Choclán Montalvo, Magistrado de la Audiencia Nacional), se han pronunciado en el sentido de que no es intrusismo la actuación, aunque pretenda curar, sino se realiza por un individuo que se haga pasar por personal sanitario, sobre todo si no utiliza técnicas o métodos basados en el método científico-experimental. Que extrapolado a la Osteopatía, si quien la ejerce lo hace sin diagnosticar y tan solo se limita a ejecutar su técnica, no podrá incurrir en el delito de intrusismo. – La Osteopatía posee hoy diferentes beneficios que han ido evolucionando, desde técnicas de relajación más sencillas que nos ayudan a mejorar nuestro descanso y nuestro sueño, hasta el desarrollado específico de algunas que resultan más complejas y que tienen que ver con el alivio del dolor o la eliminación de diferentes molestias que puedan situarse en el cuerpo o en el organismo, sin que lleguen a considerarse patologías que requieran de la intervención de un profesional sanitario. – La O.M.S., en su 111ª Reunión de su Comité Ejecutivo de fecha 12 de Diciembre de 2.002, insta a los países miembros a la integración de las Medicinas Tradicionales, Complementarias y Alternativas en los sistemas nacionales de salud para tratar o prevenir dolencias o enfermedades crónicas y para mejorar la calidad de vida. Esta integración en el sistema de salud hará que ambos sistemas funcionen conjuntamente de manera eficaz, en beneficio del gobierno, de los pacientes y de los consumidores. Matizando que hay que reconocer el papel de los “Prácticos” de la medicina tradicional como un recurso importante de los servicios de atención primaria, así como a que promuevan la utilización sensata de la medicina tradicional, complementaria y alternativa por los consumidores y proveedores. – En concreto, la O.M.S. insta a los gobiernos que forman parte de su organización a que incorporen a sus sistemas públicos de salud las medicinas tradicionales y complementarias en el próximo decenio. El Máximo Organismo Internacional sobre Salud se refiere a la práctica de esta actividad como “terapias no farmacológicas” y llega a enumerar algunas de ellas, refiriéndose a la Fitoterapia, Naturopatía, Acupuntura, Quiropráctica, Osteopatia, Yoga, Medicina Termal, etc. y señalando que “no tiene por qué haber conflicto entre la medicina tradicional y la occidental. – Asimismo, la O.M.S., en el 2.010 elaboró los “Parámetros sobre Osteopatía”, contemplando dos vías o itinerarios formativos, 1) para personal sanitario y 2) para personal no sanitario, con distintos niveles formativos como es obvio, pero lo importante del caso, es que reconoce el acceso a la formación y práctica Osteopática por personal no sanitario, debidamente formados. – — 3 Con igual criterio lo hace la Norma Europea UNE-EN 16686/2.015 sobre “Prestación de Asistencia en Osteopatía” presentada en el Parlamento Europeo en Bruselas el 29/09/2.016, por la mayoría de organizaciones europeas representativas del sector osteopático, si bien no se trata de una directiva europea, viene a establecer los criterios formativos, profesionales y éticos del Osteópata a nivel europeo, contemplando también 2 itinerarios para acceder a su formación y práctica (personal sanitario y no sanitario), como no podía ser de otra manera.- Al margen de la Jurisprudencia Penal reiterada y consolidad que emana de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, declarando que no hace falta ser médico para ejercer la Medicina Naturista (Acupuntura, Osteopatía, etc.), existen otros procedimientos judiciales de los Tribunales Superiores de Justicia de distintas Comunidades Autónomas, sosteniendo que el Osteópata no comete intrusismo en el campo sanitario. Un ejemplo de ello lo constituyen: -Sentencia nº 30 de 31/01/2.008 de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de las Palmas- Rec. 88/2.006, que absuelve a un Osteópata acusado de intrusismo. La sentencia en su f.d. 4º, manifiesta que “en relación al ejercicio de la Osteopatía en cuanto pertenece a la gama que pudiera calificarse de Medicina Alternativa, denominación con las que se designan aquellas prácticas que, por no estar fundadas en un método científico-experimental, ni se imparten en las facultades de medicina, ni se encuentra comprendida entre las especialidades médicas. Añadiendo que el ejercicio de esta actividad por quien no tenga la condición de médico/sanitario, tiene declarado el Tribunal Supremo que no puede constituir ni dar vida al delito de intrusismo. – -Sentencia de 03/04/2.017 de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón-Ponente Sr. Garrido Sancho, que absuelve a un Osteópata de Intrusismo. En los fundamentos de derecho la sentencia argumenta que en ningún caso el denunciado se ha atribuido o publicitado como fisioterapeuta. Añadiendo que la Osteopatía se encuentra dentro de las “Terapias Alternativas” no estando reservado su ejercicio a ninguna de las profesiones, al no existir el título de “Medicinas Alternativas” de modo que difícilmente se puede producir el delito de intrusismo. Así como otras sentencias con idéntico criterio, difícil de enumerar debido a su extensión. – Procede citar, el “Primer Documento de Análisis de Situación de las Terapias Naturales”, elaborado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, publicado el día 19/12/2.011, bajo mandato de la Ministra Socialista Dña. Leiri Pajín, que trata de un documento descriptivo muy coparticipado y que puede servir de base para el abordaje de una posible regulación en el futuro, recogiendo en su clasificación nº 3 la Osteopatía, dentro del apartado “Prácticas de Manipulación y Basadas en el Cuerpo”.- Un ejemplo a nivel internacional sería la Sentencia nº 2009.61.00.4375-1 de 3 de Marzo de 2.009 de la Justicia Federal Brasileña de la que es Ponente: Dª Diana Brunstein, que viene a condenar a CREFICO-3 (Cuerpo Regulador de Fisioterapeutas de San Paulo), por pretender fiscalizar la Quiropráctica, y sus clínicas como una Especialidad de la Fisioterapia. La Ponente argumenta que “la Quiropráctica es una profesión y no una especialidad de la Fisioterapia”, matizando que las autoridades que representan a los fisioterapeutas no deberían esforzarse en conseguir que sea declarada una especialidad de la Fisioterapia. – La sentencia anterior guarda cierta “similitud “con la problemática existente en nuestro país, en la que cierto colectivo sanitario, pretende apoderarse en exclusiva de las técnicas de Osteopatía y Quiropráctica, cuando por ley no les corresponde, ni existe jurisprudencia penal que así lo determine, ya que la sentencia a que hacen referencia para alardear de que existe jurisprudencia que les confiere la exclusividad profesional, se trata de la Sentencia de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Sevilla de fecha 23 de Noviembre de 2.015, que condena a un Osteópata por   intrusismo, que no sienta jurisprudencia y que viene a juzgar un caso concreto. La condena no se produce por ejercer la Osteopatía, sino por extralimitarse en sus funciones como pueden ser realizar un diagnóstico de una dolencia en la articulación sacroccígea y posterior “manipulación rectal” (técnica invasiva), sin que conste consentimiento, vulnerando 4la intimidad y siendo aquel un acto reservado a médicos. Por tanto, esta sentencia no puede constituir un referente válido para afirmar que los Osteópatas cometen intrusismo en el campo sanitario. – También decir, que procede mencionar el término “diagnóstico osteopático”, que no alude al “diagnóstico médico”, ni a la “valoración diagnóstica en cuidados de fisioterapia”, por estar basado en distintos métodos y sistemas utilizados por la clase sanitaria. El diagnóstico médico/clínico debe proceder a cualquier otro diagnóstico y es llevado a cabo por un médico y establece el tipo de lesión o enfermedad que padece el individuo. El “diagnóstico fisioterápico” establece una serie de dolencias, limitaciones de funcionalidad y otros signos clínicos, que son la base del tratamiento fisioterápico, aplicando una serie de medidas físicas basadas en la evidencia científica (frío, calor, electroterapia, masoterapia, etc.) así como técnicas y ejercicios terapéuticos encaminados a restablecer la normalidad de las alteraciones percibidas durante el diagnóstico. En el caso del “diagnostico osteopático”, se lleva a cabo mediante un minucioso estudio de la movilidad de las diferentes estructuras que componen el organismo. A través de una serie de “test” (no clínicos) se detecta cuáles son aquellas que pueden estar relacionadas con las estructuras que se relaciona, utilizando técnicas manuales (diferentes a las utilizadas por la clase sanitaria). Desde el punto de vista osteopático (holístico) toda movilidad de una estructura va a requerir de otra estructura cerca o a distancia, que compense esa falta de confort o bienestar personal. – En cuanto al término “diagnóstico” se ha pronunciado la Audiencia Nacional, en Sentencia de fecha 2 de Diciembre de 2.009 (Sala 5ª de lo Contencioso-Administrativo –Ponente: Sr. Gil Ibáñez), sosteniendo que el término “diagnóstico” no está reservado al ámbito médico, aunque sea el mismo donde se encuentra una de sus importantes aplicaciones. Añadiendo que no hay que descartar que el “diagnóstico” se utilice fuera de la medicina para identificar la naturaleza o esencia de una situación o de un problema y la causa posible o probable del mismo, es más, esta acepción se detecta en entornos muy diversos, como el económico o el mecánico, por poner dos ejemplos. – Como no recordar a los compañeros osteópatas familiarmente llamados “colectivo histórico”, que durante años vienen honradamente ejerciendo su profesión y soportando pago de cuotas e impuestos, los cuales sin duda alguna son merecedores de los posibles “derechos adquiridos” una vez se regule en nuestro país la Osteopatía, como es preceptivo al igual que sucedió en otras profesiones y oficios a la hora de reglamentar. – Viene a la memoria, el artículo publicado en “diarioargentino.com” en Julio de 2.009, que dice: “Cuando se regula en Argentina la Profesión de Podólogo (Ley 1988), quienes venían realizando Pedicura con más de 5 años de ejercicio profesional se les permitió previo examen y realización de un curso de nivelación poder “colegiarse” y ejercer como Podólogos, mediante una habilitación especial, sin efectos académicos (sólo profesionales). Los Pedicuros que hicieron caso omiso y no se acogieron a esa transitoria, quedaron fuera del sistema y hoy considerados intrusos. Es lícito que quienes se preocuparon, prepararon y cumplieron fielmente los requisitos establecidos por la ley, hoy gocen de amparo legal para ejercer su profesión”. – Por último y no menos importante, sería interesante y lo que hay que explicar … y no se dice nada en los artículos de prensa cuando se menciona la denuncia a un Osteópata, cuales son exactamente las prácticas indebidas que el denunciado realizaba en su centro de trabajo. En un artículo es muy fácil mezclar las cosas y confundir al personal. El Intrusismo profesional es una cosa, la publicidad engañosa es otra, la falsedad documental   es otra…. Y así. Más rigor por favor señores periodistas, no todo es copiar una nota de prensa, se puede hacer un poquito de periodismo de investigación y de esa forma quizás se descubra que tras la noticia se esconden ciertos intereses colegiales, intentando “barrer para casa”.

– Conocer tus derechos y obligaciones, te hace ser más libre….

Top